16 mayo 2014

Salmorejo cordobés - Delicatessen Diferentes

Tanto me gustó el salmorejo cordobés que lo pedí en una misma tarde cuatro veces en los respectivos bares que encontramos en nuestro paseo. Te lo sirven como tapa o aperitivo. Eso sí, con su correspondiente vino blanco. Y es que este plato, que se come bien frio, es delicioso, ligero, fresco y crudivegano.


Es tan conocido en España que hay hasta una cofradía del salmorejo cordobés.

Es ideal, reduciendo un poco el aceite y el pan, cuando quieres cuidar un poco el peso. Tiene pocos ingredientes así que, intenta que sean de buena calidad. El sabor final te lo agradecerá. Encontrarás muchas recetas de salmorejo cordobés, pero el auténtico lo he sacado precisamente de esa cofradía.

Una de las cosas que os vais a encontrar en algunas recetas es que os dicen: "...al gusto", "...a tu criterio", etc. Yo os pongo las cantidades exactas que recomienda la cofradía. Si después, cuando lo pruebes, crees que te gusta con más intensidad de sabor, ya lo vas adaptando a tu preferencia añadiendo lo que quieras.
salmorejo cordobés






Ingredientes: Con esta cantidad sale, aproximadamente, un litro.
  • 1 kilo de tomates. Cuanto más maduros y rojos, sin llegar a estar blandos, más sabroso sale.
  • 200 gramos de pan blanco (en Córdoba utilizan el pan de telera)
  • 1/2 diente de ajo (si te gusta más picante, aumenta la cantidad a un diente)
  • 100 gramos de aceite de oliva
  • 10 gramos de sal

Preparación:

Cortar los tomates en cuatro trozos quitando lo blanco del rabito. Añadir el pan a trozos pequeños, el ajo y la sal. Triturarlo muy bien con la batidora o la thermomix. Una vez que esté bien triturado, ir añadiendo el aceite,enun hilillo  sin dejar de batir, para emulsionar el triturado. Pasar el triturado por un colador o un tamiz si no te quieres encontrar ninguna pielecita. Si lo haces con thermomix no es necesario porque lo deja muy, muy fino. Meter en la nevera. Servir fresco y decorado con un poquito de jamón picadito y un trozo de huevo cocido. 

Hay que tener en cuenta que la consistencia del salmorejo es espesa, para que se pueda comer con cuchara sin que chorree. Si queremos un salmorejo más líquido, hay que añadir un poco más de tomate o quitar un poco de pan. Eso sí debe ser ya a tu gusto.

Hay muchísimas variaciones del salmorejo que os haré más adelante. Por ejemplo, un salmorejo de hierbabuena que he preparado hoy para comer y que estaba.... delicioso.


patios cordobeses
patios cordobeses
Córdoba

patios cordobeses


Un abrazo, 
Secun

2 comentarios:

  1. Un plato fácil, sano y buenísimo, también me encantó pedir salmorejo en todos los rincones de Córdoba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué me decís de la ciudad de Córdoba? Cómo disfruté de sus patios, su clima, sus gentes y por supuesto... de los bares de tapas! :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...